Día de acción global por Hasankeyf – concentración en Bilbo

El 23 de Septiembre de 2017 hemos salido a la calle secundando la llamada del segundo día de acción global para la defensa de Hasankeyf y el río Tigris. En Bilbo nos hemos juntado fuera del BBVA miembros de las plataformas contra el BBVA e Iniciativa por la Solidaridad con Kurdistán, bajo el lema “Turkiak Kurdistan suntsitzen du, eta BBVAk diruz laguntzen du – Stop Ilisu!” (Turquía destruye Kurdistán ye le BBVA le ayuda financieramente”) más nuestro inseparable “BBVA Hiltzaile” (“BBVA mata”).  

Al igual que en Bilbo las protestas y concentraciones han tenido lugar en otras 15 ciudades de Iraq  (Najaf eta Bağdad) , Europa y EE.UU. así como en la propia Hasankeyf y Silemani en Kurdistán: Roma, Brighton, Ginebra, Berlin, Hamburgo, Frankfurt, Hannover, Munich, Kaspach, Viena y Port Townsend (Washington). En Barcelona también se había organizado pero se suspendió debido a la situación política.

Mencionable la protesta en el propio Hasankeyf donde además de vecinos y activistas de Mantener Hasankeyf Vivo, se juntaron miembros de la recientemente coalición creada en Estambul “Voluntarios para Hasankeyf” que engloba a de 50 organizaciones civiles, así como docenas de organizaciones civiles de la región kurda. Decir que es especialmente destacable el hecho que lo hicieran pese a existir un Estado de Emergencia impuesto en la zona y gran movilización policial. La pancarta rezaba “Estamos aquí para defender Hasankeyf y el río Tigris, así defender la vida!”.

Información sobre el mega-proyecto y la situación de Hasankeyf

La ciudad de Hasankeyf situada en territorio kurdo bajo dominio turco se encuentra amenazada por la ejecución del megaproyecto de la presa de Ilisu y su presa hidroeléctrica, financiados en gran parte por el BBVA. Dicho proyecto además de controvertido supone un “arma de destrucción masiva cultural” con pocos precedentes. El 80% de la ciudad, la totalidad del sitio arqueológico compuesto por 300 yacimientos y cerca de 200 poblaciones de la zona desaparecerán bajo el gigantesco embalse. La presa anegará con 11.000 millones de metros cúbicos de agua los restos bizantinos y otomanos de la ciudad medieval mejor conservada de Turquía, además provocará el desplazamiento de más de 75.000 personas.

En Septiembre de 2015 celebramos el día de acción global por la defensa de Hasankeyf y la represión contra las personas y organizaciones que protestamos no ha cesado. Todo lo contrario se ha incrementado utilizando el actual conflicto armado para reprimir. Desde mediados de agosto de 2017 se han sucedido oleadas de protestas en toda la región kurda y el resto del país una vez que comenzaran las obras de derribo en la ciudadela  usando explosivos y otros medios, sin los permisos legales pertinentes. Hasankeyf posee un patrimonio arqueológico y cultural único en Oriente Medio con más de 12.000 años de antigüedad y un entorno natural excepcional, bañado por las aguas del río Tigris. En Mayo de 2017 se realizó la reubicación del primero de los nueve monumentos arqueológicos, la Tumba de Zeynel Bey.

El proyecto está financiado por el BBVA, ya que éste posee el 50% del GarantiBank, el único financiador del proyecto junto al otro banco turco Akbank. Pese a su imagen de ético y responsable el BBVA financia muchos proyectos de gran impacto ambiental y social en distintas partes del Planeta, entre ellos muchos otros embalses como el de Ilisu. Es importante que nos opongamos a este proyecto que producirá la destrucción, cultural, natural y sufrimiento a decenas de miles de personas, mientras que el beneficio económico caerá en manos de algunas empresas y bancos como el BBVA, terratenientes y el gobierno central.

La polémica presa amenaza con empeorar las disputas desatadas con Siria e Irak desde hace dos décadas por los embalses de los ríos Tigris y Éufrates para la utilización de sus aguas en Turquía en detrimento de los países vecinos.

El área de Hasankeyf fue declarada sitio arqueológico de primer grado en Turquía en 1978. De acuerdo con un estudio científico, Hasankeyf y el contiguo valle del Tigris cumplen 9 de los 10 criterios para ser declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, pero su solicitud fue rechazada por el gobierno turco para poder continuar así con el proyecto hidroeléctrico de Ilisu. El año pasado (2016) Europa Nostra  seleccionó a Hasankeyf como uno de los 7 sitios culturales amenazados de Europa.

Las obras continúan de forma ilegal pero la lucha y la resistencia contra el proyecto también continuarán. En este día global y en los demás, nos sumamos con otras muchas organizaciones en Europa, en el mundo y sobre todo en Kurdistán para exigir su paralización y el abandono de los desalojos y reasentamientos en la zona. En Bilbo exigimos especialmente al BBVA, por su responsabilidad directa, abandone este proyecto y contribuya a su paralización, y a las instituciones locales y europeas a que pongan medidas para que así sea, y como ya ha ocurrido en otras ocasiones (Balfour Beatty del Reino Unido 2001 y Alemania, Suiza y Austria en 2009).

Salvemos la memoria de la humanidad, Salvemos Hasankeyf!!
Fuera BBVA de Ilisu y Kurdistán!!
Paralización del proyecto hidroeléctrico de Ilisu YA!

  • Twitter
  • Facebook